Welsungsraum

"Hazte fuerte en los viejos sueños para que nuestro mundo no pierda la esperanza". Ezra Pound "Ich lehre euch den Übermenschen. Der Mensch ist Etwas, das überwunden werden soll. Was habt ihr getan, ihn zu überwinden?". Nietzsche

lunes, julio 16, 2007

La realidad desde nuestra alma 30









V.6Hispano, latino y sudaka




La palabra hispano es una de las palabras más ambiguas con las que nos enfrentamos en nuestra lucha por la sobrevivencia del mundo ario. Muchos de los que vivimos en América nos sentimos arios por descender de sangre española de distintas regiones, sin embargo enfrentamos los malentendidos de las demás personas, incluso por parte de los europeos.

La forma común de referirse a Sudamerica es Latinoamérica o Hispanoamérica. Y así los que vivimos en ella somos latinos o hispanos sin hacer ninguna diferencia entre nosotros. Sin embargo todos esos apelativos se refieren a una región y no a una nación.

Muy a diferencia de Europa, en que decir europeo significa casi automáticamente de sangre indogermana, nuestra región está habitada por pueblos que no son originarios. Los finougorianos o simplemente asiáticos, llegaron hace unos 10.000 años, al final de la última edad del hielo y aprovechando el estado congelado del Estrecho de Bering. Los europeos llegaron por primera vez aproximadamente en el año 1000 de la era común, y volvieron en el 1492. Desde ese momento también llegaron negros.

Por otro lado, el nombre de Latinoamérica fue introducido por los franceses cuando tenían intereses políticos en esta región para poner de realce el origen común de los descendientes de gentes de la Península Ibérica y franceses. El nombre Hispanoamérica es más correcto al tratar de referirse a países que fueron creados por europeos descendientes de español o españoles mismos. Pero de nuevo, ninguno se corresponde con los pueblos que viven aquí.

Normalmente nosotros somos orgullosos de tener apellidos que tienen su origen en los pueblos españoles e incluso originarios en pueblos, villas y ciudades de la península. Nosotros podemos reconocer en nuestras familias el origen europeo con poca o ninguna mezcla con el indígena asiático o negro. Sin embargo estos apellidos y los pasaportes son compartidos por indígenas 100% indígenas o incluso por negros como es el caso en países de Centroamérica. Esto es lamentable para nosotros y nuestra búsqueda de identidad.

En Estados Unidos, se usa el término hispano para referirse a cualquier persona originaria de nuestros países. Eso ha causado que internacionalmente el nombre tenga un significado muy distinto al que tenía unos siglos atrás. Hoy hispano es sinónimo de inmigrante ilegal, de mestizo de blanco con un importante porcentaje de sangre indígena, de tez obscura, pelo liso e hirsuto, hablando un idioma que parece castellano, pero que se aleja bastante de él.

Por supuesto que esa imagen no tiene nada que ver con el significado original de hispano, que refría a los habitantes de la península ibérica durante el Imperio Romano. Íberos, Godos, Celtas, Griegos, eran los habitantes de esa región. Todos (salvo tal vez los Íberos), eran indogermanos de tez blanca, pelo desde rubio a negro pero de textura suave, ojos claros o cafés, etc.

A pesar del dominio moro y de la intromisión de judíos, España era un reino europeo, de base indogermana. Esos fueron los hombres y mujeres que llagaron acá y de quienes descendemos.

Desgraciadamente a Europa llega la lacra de nuestras sociedades, ellos llegan mucho más fácil que nosotros, verdaderos descendientes de europeos, pues llegan en forma ilegal a sobrevivir robando o realizando innumeras actividades ilegales, todas cosas que nosotros no haríamos. Nosotros no podríamos solicitar visa de inmigración a menos que tuviéramos trabajo y lleváramos una vida digna. Para mala suerte nuestra, llevados por la propaganda, los europeos nos meten a todos en el mismo saco y nos llaman sudakas.

Ser hispano, de verdad hispano, y sentirse ario y digno es difícil en estos días, pero no olvidemos la era en que nuestro imperio era tal que en él no se ponía el Sol... y era un imperio ario.

Welsung

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Viva la América Espàñola!

6:54 p. m., marzo 22, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home