Welsungsraum

"Hazte fuerte en los viejos sueños para que nuestro mundo no pierda la esperanza". Ezra Pound "Ich lehre euch den Übermenschen. Der Mensch ist Etwas, das überwunden werden soll. Was habt ihr getan, ihn zu überwinden?". Nietzsche

lunes, julio 31, 2006

Cobarde Impunidad





¿Qué irrita más: la saña del matón de barrio judío, el cobarde apoyo de Estados Unidos, el vergonzoso silencio de Europa, la notoria complicidad de la mayoría de los medios de comunicación?

Luego de ser derrotada por Hezbollah en los recientes combates en Bint Jbeil y Maroun el Ras, la máquina de matar israelí se irritó ante el cruel contraste entre la verdad y la autocomplaciente propaganda israelí.

La “mejor Fuerza Aérea del mundo”, con su ostentosa propaganda y su onerosa tecnología, se dedica a matar civiles. “Civil”, una simple palabra incapaz de reflejar todo el pavor, el terror que sienten, ante la máquina de matar israelí, las personas que no han sido entrenadas para matar. No han sido entrenados para matar, y no podrían serlo, muchos de ellos, porque son sólo niños.

Pero claro, esos no son niños judíos, no son niños sagrados. Para las “valientes” tropas de la entidad sionista son simples perros árabes, cachorros de perro. “Crecerán —les inculcan sus oficiales doctrinarios, esos mismos “comisarios del pueblo” del Ejército rojo de hace setenta años— y podrían ser peligrosos. Hacedlos papilla; así escarmentarán”.

Pero las fotos de los niños muertos, mutilados, decapitados, no aparecen en los medios masivos de comunicación; más les vale reeditar viejas películas, repetidas, melodramáticas, sobreactuadas películas, sobre el sufrimiento judío del siglo pasado. No se oyen las protestas oficiales de Europa (¡ni qué decir de los “Jew-Nited States of America”!). ¿La ONU? Hasta la Sociedad de las Naciones hizo más que esta organización ridícula, impotente y cómplice.

¿Por qué la prensa masiva no comunica la verdad? ¿Por qué Europa calla? ¿Por qué Estados Unidos apoya? ¿Por qué la entidad sionista actúa con impunidad absoluta? ¿Por qué tú aún bajas la voz cuando vas a decir la palabra prohibida, esa que comienza con jota?

¿Quedan aún mentes ingenuas que creen que el mundo sólo gira sobre sí mismo y por sí mismo?

¿Quedan aún espíritus ilusos que no creen que sólo unos pocos hombres hacen girar el mundo y que lo llevan hacia donde a ellos les conviene?

Si Estados Unidos no apoyara incondicionalmente todas las atrocidades de la máquina de matar judía, entonces el mundo árabe y musulmán reaccionaría; derribaría las cúpulas corruptas y utilizaría el sagrado furor de sus guerreros para poner de rodillas a la entidad sionista.

¿Y la prensa? Sólo ellos se creen el cuento del “deber de informar”. El problema es que cuando se somete ese deber al esquema de la sociedad de consumo, transmitir ciertas noticias podría causar serios trastornos a las finanzas de los periodistas, incluso serios trastornos para su salud.

Europa no cuenta, hace sesenta años nuestro Führer intentó despertarla de su sueño onanista, le faltó poco, muy poco para lograrlo, pero Europa volvió a dormir, a vivir la ilusión hedonista de la Matrix.

Al ver las fotos de los niños libaneses masacrados, sólo un pensamiento ha venido a mi mente: “Si yo creyera en un dios paternal, le agradecería que la entidad sionista no se haya instalado a tiro de bomba de mi casa ni del colegio de mis hijos”.


Hoffmann

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home