Welsungsraum

"Hazte fuerte en los viejos sueños para que nuestro mundo no pierda la esperanza". Ezra Pound "Ich lehre euch den Übermenschen. Der Mensch ist Etwas, das überwunden werden soll. Was habt ihr getan, ihn zu überwinden?". Nietzsche

lunes, julio 31, 2006

Cobarde Impunidad





¿Qué irrita más: la saña del matón de barrio judío, el cobarde apoyo de Estados Unidos, el vergonzoso silencio de Europa, la notoria complicidad de la mayoría de los medios de comunicación?

Luego de ser derrotada por Hezbollah en los recientes combates en Bint Jbeil y Maroun el Ras, la máquina de matar israelí se irritó ante el cruel contraste entre la verdad y la autocomplaciente propaganda israelí.

La “mejor Fuerza Aérea del mundo”, con su ostentosa propaganda y su onerosa tecnología, se dedica a matar civiles. “Civil”, una simple palabra incapaz de reflejar todo el pavor, el terror que sienten, ante la máquina de matar israelí, las personas que no han sido entrenadas para matar. No han sido entrenados para matar, y no podrían serlo, muchos de ellos, porque son sólo niños.

Pero claro, esos no son niños judíos, no son niños sagrados. Para las “valientes” tropas de la entidad sionista son simples perros árabes, cachorros de perro. “Crecerán —les inculcan sus oficiales doctrinarios, esos mismos “comisarios del pueblo” del Ejército rojo de hace setenta años— y podrían ser peligrosos. Hacedlos papilla; así escarmentarán”.

Pero las fotos de los niños muertos, mutilados, decapitados, no aparecen en los medios masivos de comunicación; más les vale reeditar viejas películas, repetidas, melodramáticas, sobreactuadas películas, sobre el sufrimiento judío del siglo pasado. No se oyen las protestas oficiales de Europa (¡ni qué decir de los “Jew-Nited States of America”!). ¿La ONU? Hasta la Sociedad de las Naciones hizo más que esta organización ridícula, impotente y cómplice.

¿Por qué la prensa masiva no comunica la verdad? ¿Por qué Europa calla? ¿Por qué Estados Unidos apoya? ¿Por qué la entidad sionista actúa con impunidad absoluta? ¿Por qué tú aún bajas la voz cuando vas a decir la palabra prohibida, esa que comienza con jota?

¿Quedan aún mentes ingenuas que creen que el mundo sólo gira sobre sí mismo y por sí mismo?

¿Quedan aún espíritus ilusos que no creen que sólo unos pocos hombres hacen girar el mundo y que lo llevan hacia donde a ellos les conviene?

Si Estados Unidos no apoyara incondicionalmente todas las atrocidades de la máquina de matar judía, entonces el mundo árabe y musulmán reaccionaría; derribaría las cúpulas corruptas y utilizaría el sagrado furor de sus guerreros para poner de rodillas a la entidad sionista.

¿Y la prensa? Sólo ellos se creen el cuento del “deber de informar”. El problema es que cuando se somete ese deber al esquema de la sociedad de consumo, transmitir ciertas noticias podría causar serios trastornos a las finanzas de los periodistas, incluso serios trastornos para su salud.

Europa no cuenta, hace sesenta años nuestro Führer intentó despertarla de su sueño onanista, le faltó poco, muy poco para lograrlo, pero Europa volvió a dormir, a vivir la ilusión hedonista de la Matrix.

Al ver las fotos de los niños libaneses masacrados, sólo un pensamiento ha venido a mi mente: “Si yo creyera en un dios paternal, le agradecería que la entidad sionista no se haya instalado a tiro de bomba de mi casa ni del colegio de mis hijos”.


Hoffmann

domingo, julio 30, 2006

Made in Israel

Las fotos que se ven a continuación no son casualidad, no son daño colateral, no son "daño colateral" de una "guerra contra el terrorismo", son crímenes rituales, son el cumplimiento del mandamiento bíblico:

Josué 10, 29: "Luego Josué con todo Israel fue a atacar a Libna. Yavé la entregó con su rey a los israelitas, que la pasaron a cuchillo con todos sus habitantes sin perdonar a nadie"

Isaías 30:27-33 deja sin lugar a comentario alusivo a lo bestia del Dios de israel:"He aquí que el nombre de Yahvé viene de lejos; encendido su enojo y en medio de densa humareda; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume. Su aliento, cual torrente que inunda; llegará hasta el cuello, para zarandear a las naciones con criba de destrucción. Y Yahvé hará oír su majestuosa voz, y hará ver cómo desciende su brazo, con ira encendida y llama de fuego consumidor, con torbellino, tempestad y piedra de granizo. El soplo de Yahvé, como torrente de azufre, enciende y quema."

Isaías 37:36 nos describe el colmo de la anormalidad y de la absurda extravagancia del demente Yahvé el guerrero, el Dios de Israel: "Y salió el ángel de Dios Nuestro Señor (Yahvé) y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos."

ESTO ES LA LOCURA DE UN PUEBLO QUE SE CREE ELEGIDO POR SU DIOS Y QUE VE AL RESTO DEL MUNDO COMO MENOS QUE ANIMALES . ESTO LE ESPERA A TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO QUE SE OPONGAN A ISRAEL. CHILE Y ARGENTINA PREPÁRENSE PORQUE EL PRÓXIMO OBJETIVO ES LA PATAGONIA.















El dolor e impotencia de los periodistas:


Soldados israelíes toman fotos de souvenir

El asesino histórico








Una periodista chilena transcribe el siguiente diálogo en su libro: “Recuerdo haber presenciado una entrevista a dos jóvenes, uno israelí y el otro palestino. Al preguntársele al israelí cuál era el derecho que tenía, como judío, a la tierra Palestina, éste respondió muy seguro:
-Mi Dios me la prometió
Parecía tan natural, hasta el momento en que el palestino de ojos muy grandes y muy negros, musitó quedamente, pero no menos seguro:
-A mí, Dios no me dijo nada”

Mi abuelo, natural de Belem, se encerraba todos los fines de semana a escuchar “La voz de Palestina” y lloraba y lloraba por que no podía volver a su tierra, la tierra de sus (mis), antepasados. La tierra del gigante Goliat, que cayó víctima de su honor y el deshonor del traicionero, asesino y adúltero David.
Hoy veo como la sangre de mis parientes es derramada sin piedad mientras los “defensores de la justicia y la libertad” se quedan sentados, cruzados de brazos, sin atreverse a amonestar a Israel porque temen por sus cuentas bancarias. ¿Cuántos millones vale la vida de un niño? Si es árabe…NADA. Parece ser la respuesta del mundo y de Estados Unidos que sigue enviando bombas para dejar caer en el Líbano y sigue vetando las amonestaciones de la ONU.

¿Por qué ocurre lo que ocurre? ¿Por qué existe Hizbilláh (El partido de Alláh)? ¿Por qué existe Hammas? ¿Por qué Israel masacra árabes como si fueran animales de sacrificio?
Hagamos un poco de historia:

Las tierras en que hoy se libran las batallas de la humanidad son las tierras de los Filisteos y Fenicios, entre otros muchos pueblos. De hecho el nombre de Palestina viene justamente de Filistina, la tierra de Filisteos. Estos pueblos vivían tranquilos en tiempos del neolítico, cuando un grupo nómade que se decía descendiente de unos esclavos fugitivos de Egipto llegaron reclamando esos territorios como suyos porque”su Dios se los había otorgado” Ahora, que el mandato de ese dios era bastante cruel pues en general la orden era arrasar con los pueblos que no les entregaban sus territorios, así vemos que en Deuteronomio 2, 34 dice: “En ese tiempo tomamos todas sus ciudades y las consagramos en anatema, matando a sus habitantes, hombres, mujeres y niños, sin perdonar vida alguna” y en Josué 6, 21: “Se apoderaron de Jericó. Y espada en mano mataron a todos los hombres y mujeres, jóvenes y viejos; incluso a los bueyes, ovejas y burros, y los entregaron como anatema, o sea, los sacrificaron a Dios”.

Podemos, por cierto, aplicar el viejo dicho legal que establece que “a confesión de parte, relevo de prueba”. Sobre todo si estos no son los únicos relatos de violencia y odio hacia el resto de los pueblos de la tierra que le “fueron dados a Israel”.

Después de muchos años de conquista, reinado y derrota, Israel y Judá fueron invadidos por Roma. Sin embargo, la debilidad de Roma para mantener la PAX en esos territorios hizo que estallara una revolución que fue aplastada por Tito, que arrasó Jerusalém y el Templo de Jerusalém por allá por el año 68 DC.

Desde entonces los judíos fueron dispersados por todo el orbe transformándose en minoría cultural en todos los países.

El resto de la historia es un hato de expulsiones desde todas las culturas, en todas partes se les acusó de los crímenes más deleznables, incluso en España donde siempre fueron muy bien tratados, sus muy Católicas Majestades, los Reyes Católicos los expulsaron por las acusaciones que se acumulaban en torno a ellos.

Durante la Edad media, sin embargo, muchos miembros de las dinastías europeas casaron a sus hijos con jijas de judíos, o contrajeron grandes deudas con prestamistas judíos, quienes no eran muy bien mirados por la poblacion, como puede colegirse de obras como “El mercader de Venecia” de Shakespeare, y después en el cuento “El judío entre espinas” de los hermanos Grimm.

Acusados una vez más por el Nacionalsocialismo como grandes e inescrupulosos estafadores que usufructuaron con el dinero del Reich Alemán, mientras la flor y nata de la juventud moría en los campos de guerra para satisfacer los deseos de poder económico de los Rotschild y Rockefeller, fueron tratados con dureza y a aquellos que no demostraran ser un aporte a la Nueva Alemania se les conminó a salir (una vez más), de los territorios del Reich (curiosa estrategia si lo que se quería era eliminarlos). Lo cierto es que ninguna nación quería recibirlos.

Vino la Gran Guerra que los poderes del dinero desataron contra una Alemania que abominaba del capital financiero y el préstamo como medida del mundo, que abominaba incluso del dinero como entelequia.

La propaganda judía se puso inmediatamente a trabajar en la difamación de su enemigo mortal y azuzó a todo el mundo contra él. Inventó todo lo que pudo inventar, no le fue difícil pues contaba con toda la prensa del mundo, la que poseía gracias a los torrentes de dinero que la comunidad judía aportaba.

Terminada la guerra se inventó el mito del Holocausto. Gracias a él, Israel ha podido hacer lo que ha querido durante todo este tiempo, jugando a la víctima universal ha podido asegurarse el poder suficiente para comprar a todos los poderes políticos y económicos. Millones de euros alemanes sostienen al gobierno de Israel y millones más van a parar a los bolsillos de cualquier judío que diga que tuvo un familiar en los supuestos campos de exterminio o que es sobreviviente (y hay muchos sobrevivientes, tantos que uno se pregunta ¿quién murió en los campos de concentración?)

Gracias a ese enorme poder, Israel obtuvo la ayuda de las cuatro potencias victoriosas para hacer lo que planeaba. Después de la acción de grupos terroristas sionistas que hicieron volar el hotel Rey David en 1946, la gobernación inglesa pasó el problema de Palestina a las Naciones Unidas, quien no tenía mandato para realizar la mayor estafa de la historia. Dividió la Palestina en dos y le dio el 55% de los mejores territorios de pastoreo y cultivo a la población judía, que poseía en realidad sólo el 6%. Muchos países trataron de oponerse, pero Estados Unidos los presionó con amenazas de embargos y bloqueos, se dice que el embajador de Haití lloró cuando emitió su voto.

Los palestinos que habían vivido ahí por casi dos mil años se levantaron en contra de tan gran estafa, pero los grupos terroristas judíos como Stern e Irgún estaban muy bien armados, entre los “grandes" que cometieron asesinatos atroces estaban Menachen Begim y Simón Wiesenthal.

Estos grupos cometieron atrocidades en las aldeas palestinas, una de la cuales es la tristemente famosa Deir Yassin, donde fueron masacrados hombres, mujeres y niños, los que antes de ser asesinados fueron mutilados en la forma más horrible imaginable. Las mujeres fueron violadas hasta la muerte mientras cortaban sus pechos y sus miembros, las embarazadas sufrieron el desgarro de sus vientres y los fetos de sus hijos degollados sobre el cuerpo de sus madres. El mandato bíblico se cumplía más de dos mil años después.

A propósito de Deir Yassin, hay muchas páginas de Internet que dicen que no sucedió, ¿por qué no hay una liga antidifamación para las víctimas palestinas, como la hay para las supuestas víctimas judías del holocausto?

Israel se apoderó de casi todo el territorio de la Palestina. Palestina es un país invadido durante casi sesenta años. Las naciones Unidas han emitido más de sesenta resoluciones declarando la ilegalidad de la ocupación y acusando a Israel de crímenes de guerra.

Desde 1948 hasta ahora Israel ha cometido grandes crímenes, sólo por mencionar algunos tenemos: Deir Yassin, Sabra y Shatila y Qana dos veces con la masacre de ayer (quién se atreve a condenar? la ONU sólo lamenta).

Todos los días se destruyen las casas de los aldeanos en Gaza y Cisjordania, bombardean cuando quieren la sede de la Autoridad Palestina, Israel expulsó a los verdaderos dueños de la tierra de palestina, mantuvo por años invadido el Líbano, hace pocas semanas mató a niños inocentes que se bañaban en playas en Gaza.

Si es verdad que Hizbolláh o Hamas son terroristas, o si han a veces tomado ese camino, pues es fácil explicar el odio de un pueblo que ha sido aplastado, masacrado, robado a la vista de todos sin que nadie haga nada.

Es muy fácil matar, imponer una ley propia a sangre y fuego y después declarar a todo el que se oponga a ella como terrorista. La ley que permite la masacre de los pueblos árabes es la terrorista y los que la defienden son los terroristas, aunque anden en jets y luzcan hermosos trajes o se otorguen premios de la paz unos a otros.

Estos señores que quieren hacer realidad el mandato bíblico y sacrificar a los pueblos no judíos al dios de Israel, son los mismos que han invadido países, arrojado fósforo líquido sobre Hamburgo, Napalm sobre Vietnam, son los únicos que se han atrevido a usar una bomba atómica Y SOBRE POBLACIÓN CIVIL, no una sino dos veces. Son los mismos que invadieron Afganistán, que invadieron Irak basados en la mentira de las armas de destrucción masiva.

Pero hay una cosa más que aclarar en todo esto. ¿Por qué estados Unidos protege tanto a Israel? Israel es más una carga que otra cosa desde el punto de vista económico, también es una carga diplomática. La población judía representa alrededor de un cinco por ciento de la población estadounidense, entonces ¿por qué tanto apoyo, por qué vetar las sanciones que todos los otros países piden? Se ha esgrimido el hecho de querer tener un aliado en la región, pero mucho mejor aliado es Arabia Saudita o Egipto o Jordania. Entonces la respuesta está en otra parte. Una mejor tesis es mirar el apellido de los que tienen el dinero en Estados Unidos, los que realmente manejan el país, los que controlan la prensa, las industrias, el congreso, incluso las verdaderas redes de la droga. Esa es una buena respuesta.

El mundo no puede decir que no estaba advertido de lo que estaba pasando, lo hemos venido diciendo durante décadas, pero en vez de creerle un pueblo que ha dado cultura, ciencia, música, valores, filosofía a Occidente; todos han preferido por conveniencia o por miedo, creerle al pueblo que desde tiempos bíblicos declaró que nosotros los gentiles éramos el regalo que su dios les dio porque ellos y nadie más son los elegidos.








Inocentes detenidos por miles






palestinos expulsados de sus tierras









llorando por sus casas destruídas








A la cárcel o a la muerte, aquí no hay Amnistía Internacional ni Cruz Roja ni derechos humanos ni nada. ¿Qué tal si Palestina pudiera bombardear Israel para recuperar a estos verdaderos raptados?

martes, julio 25, 2006

El Matón del barrio


Varias veces he iniciado la redacción de este texto, pero a poco de andar he debido detenerme. La redacción se entorpece, se paraliza, como por efecto de un maleficio. Una y otra vez recomienzo para tratar de plasmar unos simples pensamientos.

Simples, pero no por eso menos reales.

En otra comuna de esta ciudad, en otro barrio, vive una familia llegada hace relativamente poco tiempo. La casa que ocupa no es propia, le fue asignada injustamente por una cofradía que residía lejos de ese lugar. La casa tenía dueño, pero la cofradía, que tenía poder, obligó a los legítimos dueños a ahuecar el ala y desocupar la mitad de las habitaciones.

Los integrantes de la familia advenediza inmediatamente tuvieron roces con los dueños de la casa. Un simple pugilato se convirtió en lucha abierta, la sangre se derramó, y la familia advenediza logró vencer a los dueños legítimos. Y así ocurrió década tras década, generación tras generación.

Los advenedizos lograron crear tal odiosidad en el resto del vecindario, que decidieron elevar altos muros, cercas electrificadas, llenaron sus jardines de perros desquiciados. Y en ese ambiente de neurosis completa, los niños que iban naciendo en el interior de esa familia, se educaron y se criaron como neuróticos, como psicóticos, siempre esperando la agresión de los vecinos.

Además de neurosis, los viejos de la familia advenediza sufrían de esquizofrenia. Tienen alucinaciones, escuchan voces que les hablan (qué curiosa autoreferencia) acerca de una supuesta preferencia, originada en una supuesta divinidad. Y esos cuentos de viejas son tan antiguos que son la base de los cuentos de viejas del resto del vecindario, e incluso de las de otros barrios, de modo tal que las estupideces repetidas generación tras generación se han transformado en “cultura” y en “tradición”, sin que la gente se detenga a analizar las sandeces propagadas como lo que son: los cuentos de un chiflado.

Los afuerinos se las arreglaron para hipnotizar a casi todo el resto de la humanidad, de modo que la palabra prohibida, esa que comienza con jota, no puede ser pronunciada sin bajar el tono de la voz, sin sentir un estremecimiento supersticioso.

Los afuerinos poseen poderosos padrinos; sin ellos, jamás hubieran durado más de dos años en las casas usurpadas. Presumen ser los más geniales guerreros de la historia, pero la verdad es que no hay ejércitos sin dinero. Con el dinero suficiente pueden tener un ejército poderoso, imposible de ser financiado sólo con la exportación de naranjas o los dólares del turismo. Y cuando la cosa se pone complicada, entonces vienen sus padrinos, los mismos que los instalaron en el barrio (pero lejos de sus casas), y les prestan sus propias armas. Entonces ya no hay guerreros geniales, sino simplemente matones.

Matones, cobardes por definición, valientes contra los débiles y cobardes cuando las cosas se ponen espesas. No cabe duda que sus generales son mediocres, no son capaces, con los medios infinitos que poseen, de lograr una victoria definitiva, sino sólo demoler el resto del barrio, matar niños y viejos, y a unos pocos combatientes. Ellos, los poseedores del “mejor ejército del mundo”, de los “mejores servicios de inteligencia del mundo”, sólo despilfarran bombas y misiles lanzándolos sobre edificios civiles, y sobre las ruinas de esos edificios, y otra vez sobre las ruinas, más ruinas, más piedras, más escombros, eternamente escombros, rememorando el agreste paraje que fue la cuna de sus más antiguos antepasados.

La victoria definitiva de estos matones neuróticos, mafiosos, psicóticos, esquizofrénicos, sólo llegará cuando sea derramada la última gota de sangre del último vecino. Lo cual, obviamente, es imposible.

En su sangrienta insanía, los afuerinos parecieran no acabar con su delirio de grandeza. Esta familia desquiciada no puede tener vecinos. En todos los barrios que vivió se ganó la malquerencia de los demás. Ayer, cuando eran menos poderosos, fingían humildad. Hoy, amparados por la mafia, actúan sin tapujos.

Así, pues, la familia de afuerinos se las arregló para amargar la vida de sus vecinos, para robarles casas y vidas, derramando sangre inocente, pues para la mentalidad obsesiva, megalómana y neurótica de los afuerinos, todo aquel que no está con ellos, está contra ellos; y todo aquel que está contra ellos es un asesino, un terrorista, un antisemita.

La familia enloqucida se llama Israel.


Hoffmann

miércoles, julio 19, 2006

Israel, ¡líbranos del mal!

A continuación, algunas fotos de criminales árabes que han sido castigados por ser terroristas o colaborar con ellos:























Gracias a "DIOS", podemos decir que Israel ha "descabezado" a los terroristas

Aquí, podemos ver a pacíficos niños israelíes escribiendo mensajes que le enseñarán sobre la PAZ a esos terroritas árabes

Gracias Israel, nos enseñas lo qu es el amor y la justicia. Sin duda tus actos están llenos de bondad.


martes, julio 18, 2006

La Herejía Actual


El mundo, tal como hoy se presenta a sí mismo frente a los ojos de cualquier persona, pareciera ser un sistema estable y en permanente perfeccionamiento. Al menos, eso es lo que se nos dice que debemos mirar. O creer.

Para una mente normal, en un ambiente normal, lo que está al frente es exactamente aquello que se susurra al oído. No hay crítica, no hay observación, no hay pensamiento.

Pero, a fuerza de ver que lo negro es negro, y no blanco como se nos susurra interminablemente en los oídos, nos encontramos en el bando herético. Somos herejes. Somos nacionalsocialistas.

Hemos debido chocar frontalmente contra el telón de este cine espectacular que es el mundo tal como hoy se nos presenta, tal como hoy es manipulado. Las imágenes proyectadas no concuerdan con la realidad.

Es la misma realidad la que nos grita, que nos remece, que explota en nuestra alma. El mensaje es claro: las “verdades” de hoy son consignas, son eslóganes, son propaganda de guerra, cuyas raíces se aferran a la propaganda de los vencedores militares de la segunda guerra mundial, pero que se hunden profundamente en la intolerancia monoteísta judeocristiana.

La herejía se llama Nacionalsocialismo. Es una visión del mundo que, ante todo, se basa en la realidad, en la observación de la realidad.

La realidad nos grita que no hay ecología sustentable cuando el dinero es el elemento decisivo en las decisiones que afectan la naturaleza; que no hay economía sustentable cuando la especulación se ha transformado en su razón de ser; que no hay conocimiento real cuando el pensamiento general decide obviar las profundas verdades de la biología, de la psicología y de la física.

Ese amor a la realidad se llama Nacionalsocialismo. Y por eso el Nacionalsocialismo ha sido declarado herejía, porque choca frontalmente contra esa otra visión judeocristiana del mundo, su opuesta. Y como herejes que somos, ya no bastan razones ni sinrazones para que se nos escuche, ni menos para que se nos comprenda. Para el común de las personas, por pura pereza mental, no interesa saber la valoración que el Nacionalsocialismo hizo de la genética y de la etnología, no interesa saber la justa visión que el Nacionalsocialismo hizo de la economía, no interesa saber que el Nacionalsocialismo no subordina la Naturaleza al “hombre”, sino que tiene una visión de milenios y, por consiguiente, plantea soluciones definitivas a los problemas que hoy se postergan indefinidamente, hasta que ya la situación se torne insostenible.

Y como nacionalsocialistas que somos, se nos ha negado el pan y el agua. Pero, ¿qué más podríamos hacer sino defender esta grandiosa idea?

Si existe un futuro, está basado en el presente, en este presente que padecemos hoy. Si existe un futuro es nuestro deber de nacionalsocialistas mantener la antorcha encendida, para que pase de mano en mano hasta que existan hombres y épocas más propicias.



Hoffmann

jueves, julio 13, 2006

¿Quién es Israel?


¿Quién es Israel? ¿Es acaso un país? Si es así, ¿como es posible que pueda bombardear a gusto otros países, matando discriminadamente a civiles inocentes incluyendo niños? ¿Cómo es posible que pueda bombardear playas llenas de niños, echar abajo casa de familias aterrorizadas, mantener a otro país invadido por casi sesenta años?

¿Es Israel sólo un país? ¡Por supuesto que no! De otro modo tendría que haber sido condenado por los mismos que destruyeron Irak, Vietnam, Afganistán, que invadieron Grenada, Panamá, etc. Todo en aras de mantener "la justicia y el orden internacional". Pero vemos aquí a un supuesto país que, ante una acción de un grupo extranjero, que sus propia acciones han permitido existir (me refiero al sojuzgamiento de la población palestina), no recurre ante organizaciones internacionales, ni demanda ni nada. Simplemente invade, bombardea y mata a destajo.

Obviamente tras Israel se esconde un poder ante el cual todos tiemblan, todos se arrodillan sin oponer ninguna resistencia. Porque tampoco Israel es un país inocente que está siendo atacado sin motivo. ¡Claro, todos se acuerdan del soldado israelí raptado! Pero, ¿quién se acuerda de la matanzas de Deir Yassim, de Sabra y Shatila, de la foto que recorrió al mundo de un padre parapetado tras un tambor tratando de proteger a su hijo, mientras un soldado israelí les disparaba, lo que concluyó con la muerte del niño en los brazos de su padre? Esos no importan porque no son israelíes, sólo los israelíes tienen derechos humanos. ¿Por qué?

Doy gracias porque mi país no es vecino del estado de Israel. ¿Será suficiente la lejanía para salvarnos, o el estado de Israel está ya en todas partes y por eso considera a todo el mundo como "su" territorio?